¿Cuál es tu meta en la vida? Averígualo.

Como si fuese tan fácil.

Pues  no, no lo es.

Pero siempre puedes utilizar un protocolo para ir desgranando tus pensamientos, tus ideas, y:

Tu meta en la vida.

El propósito, el significado que tiene para ti.

Te presento de una manera breve y resumida el protocolo en base al Critical Thinking.

Nota: si deseas ampliar este protocolo y saber mucho más,
atreverte a utilizarlo y aplicarlo no dudes en escribirme a
coach@vicentelopez.eu 
ya que es complejo y frío la primera vez que te encuentras con él.

¿Quieres continuar viviendo en tu mundo imaginario? ¿Cómo activar toda tu energía?

 

¿Cuál es tu verdad?

Define tu destino utilizando un protocolo de pensamiento en base a preguntas evaluativas, son aquellas que piden que determinemos el valor, la valía o la calidad de algo o de alguien.  Todas las preguntas evaluativas caen en dos categorías: un sistema y sistemas en conflicto. Y cuando definimos la meta de vida, es fácil entrar en conflicto y contradicciones.

Las preguntas evaluativas no se deben confundir con las preguntas de preferencia, para las cuáles una opción subjetiva es el factor determinante, ahí que no avances en el día a día en la creación de tu destino. Eres excesivamente dependiente de opiniones e ilusiones.

Preguntas esenciales para la evaluación, para averiguar cual es tu meta en la vida, y te preguntas:

  • ¿Qué voy a evaluar y por qué? ¿Qué quieres hacer con tu vida?
  • ¿Qué preguntas precisas vas a tratar de contestar? Sin paños calientes, con honestidad y sinceridad contigo mismo.
  • ¿Qué información necesitarás para completar esta evaluación adecuadamente? ¿Qué es aprovechable del pasado y presente? Todo no vale.
  • ¿Qué criterios o normas usarás en el proceso de evaluación? Puedes utilizar las que siguen a continuación como evaluación del modo de pensar, razonar  ¿Es lógico, realista y práctico tu plan de evaluación para tu meta en la vida?

 

Protocolo de evaluación del razonamiento.

  • Claridad. Plasmar tu idea sobre tu meta en la vida siempre de forma clara:
    • ¿Puedes llevar acabo lo que estas enunciando para tu vida?
    • ¿Puedes enunciarlo en pocas palabras? Simplicidad, esta es esencial.
  • Precisión. Evitar las redundancias y giros viciados:
    • ¿Es algo específico y único? Vamos, no te metas en barros viscosos que no te llevan a ninguna parte.
    • ¿Puede desarrollarse sin entrar en conflictos? Contigo mismo honesto y sincero.
  •  Exactitud. Debes poder comprobar la idoneidad de tu meta:
    • ¿Cómo puedes  verificar que tu planeamiento es cierto? Nada de buenas declaraciones e intenciones.
    • ¿Cómo puedes verificar los hechos pasados, presentes y futuros que respaldan tu idea?
  • Relevancia. Es relevante para tu vida, o es solo una declaración lateral:
    • ¿Puedes estar seguro de su pertinencia para la consecución de lo que pretendes?
    • ¿Podrías explicar la conexión que encuentras entre ahora y después de la definición de la meta? No se trata de dar un salto al vacío ¿O sí?
  • Profundidad.  Que no se quede en lo superficial e intrascendental:
    • ¿Te va a transformar? Sino ¿Para qué?
    • ¿Cómo eliminaras  las complejidades inherentes al enunciado de tu meta? Habrá que rascar hasta llegar al núcleo.
  • Extensión. Abarca la totalidad de tus ámbitos de vida:
    • ¿Qué puntos de vista son relevantes a este cambio?
    • ¿Estás dejando de considerar este asunto desde una perspectiva contraria porque no estás dispuesto a cambiar tu punto de vista?
  • Lógica. Es de sentido común:
    • ¿Tiene sentido todo esto en conjunto?
    • ¿Es evidente? ¿Lo que expones sale de la evidencia contrastable?
  • Imparcialidad. Se basa en la objetividad:
    • ¿Tienes conflictos de intereses en este asunto?
    • ¿Representa favorablemente los puntos de vista de una vida feliz?

¿Complicado? No

¿Confuso? Sí

Es normal es la primera vez que intentas razonar sobre tu destino.

Por |2014-10-20T13:06:31+02:00octubre 21st, 2014|Blog, Coaching|Sin comentarios

About the autor:

Permitidme que os cuente una historia de éxitos,  y como no de fracasos, pero al fin y al cabo una historia de crecimiento, de lucha…de sensaciones, emociones y …¡Vale más que os lo cuente!

Deja tu comentario