Nota: 1er post de agosto, retazo de relatos, ideas, imágenes, 
todo desestructurado como puede que esté tu ser, 
reconócelo estos días, usa el coaching personal.

Relato corto ‘para refrescar’ 1. Casi como Dios te trajo al mundo.

Con el afán de aparentar unas vacaciones junto al mar, con el afán de aparentar salud nos desnudamos, nos tostamos, nos exponemos a la mirada de todos, y no sé si somos conscientes que prácticamente nos exponemos como el día que llegamos a este mundo, exceptuando algunas muestras de estatus: en la que playa veraneamos, que tumbona utilizamos, que refrescos tomamos, que joyas lucimos.

Y además entramos en comunión con la naturaleza y la humanidad, nos rebozamos en arena, nos sumergimos en el mar, nos acaricia el sol,  casi nos tocamos, menos que en el metro, pero eso si más desnudos, en una exposición de cuerpos anónimos. Y ¿necesitamos mucho más para sentirnos relajados, descansados y plenos?» Vicente López

 

…una mujer de unos cuarenta años se sentó cerca mío, prendió un pucho y quedó inmóvil, vestida con una remera hering gris, unas pantalonetas amarillas y el pelo revuelto. Del otro lado, otra mujer se sentó en una reposera y tomaba el sol mientras de tanto en tanto vigilaba a su pequeña hija, una regordeta alegre que no paraba de saltar y pegar grititos de emoción cada vez que veía algo que le llamaba la atención. Todo le llamaba la atención, un bichito (creo que era una cucaracha) que caminaba en la orilla, los hilitos de una toalla vieja, la luna menguante, la barrigota enorme de un señor que se echó en posición horizontal…” Fragmento relato blog ‘Mal de amores’.

Corto 1 ‘para refrescar’, ‘Granos de arena’

       Advertencia: Vídeo con contenido para mayores de 18 años, 
                puede dañar tu sensibilidad.

 Aprovechas estos días de descanso junto al mar para

reconocer tu humanidad desde la más profunda humildad,

disfruta del instante, ya que la cuenta va hacia atrás.