Tomar una decisión, ese difícil paso

La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

La parte más difícil en el proceso de la toma de una decisión no es tanto el miedo ante el abismo de lo desconocido, el miedo ante una nueva etapa de la vida personal y/o profesional. El salir de una zona de confort y aburrimiento es complicado. La parte más difícil y compleja, la mayoría de las veces, es el cerrar la etapa en la que nos encontramos y ya hemos asumido que está agotada.

‘El que no esté de acuerdo que levante la mano’ o que envíe un comentario.

¿Cómo cerrar etapas de la vida que ya están agotadas y obsoletas?

  • Asumir que ya no estamos en una realidad sólida sino más bien liquida. Nada es duradero eternamente, excepto la muerte, todo tiene una fecha de caducidad, todo es plástico, maleable, todo fluye en un continuo, azaroso y caótico movimiento.
  • Abra que cargarse de energía. Sin energía es imposible mantener la determinación para cerrar la etapa agotada.

Clicka sobre la imagen si quieres recuperar tu energía

 

  • Dar un primer paso, que indudablemente no te llevará donde quieres, pero que su finalidad es sacarte de donde estás.
  • Imprescindible, un poco o mucha valentía ¿para qué?

‘Culpas al ancla que te hunde o mantiene en el fondo, pero no te atreves a soltar la soga que te une a ella’.

Este es momento crucial y critico en la toma de decisiones: la acción de liberarse de pesos muertos.

  • Tienes una posibilidad infinita de reinventarte. Lo cual significa desperezarse y separar el culo del sofá, salir de esa zona gris de amorrodamiento. No te quejes, actúa.
  • No esperes que las circunstancias sean las perfectas, porque ello nunca ocurrirá, ya que la perfección no existe, es solo un concepto teórico-mental de referencia, como pueda ser la justicia, nunca es perfecta.
  • Decídete a vivir tu vida, sino que sentido tiene, esperar el último día para agotar todo tu tiempo.
  • Y de nuevo valentía, para reconocer y aceptar cuando algo ya está perdido, y no hay posibilidad de recuperarlo.

Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo. Julio Cortázar

 

Proceso para cerrar etapas, preguntas, y tu debes dar la respuesta.

Nota: estás preguntas son válidas para el ámbito personal y profesional.

Aquello por lo que estar contento:

  1. ¿Qué ha sido lo mejor de esta etapa de mi vida?
  2. ¿Qué he hecho bien?
  3. ¿Qué reto u obstáculo supere?
  4. ¿Qué miedo o limite vencí?
  5. ¿En qué era mejor, y en qué he mejorado?
  6. ¿Qué me ha aportado este período de mi vida?
  7. ¿Cuáles han sido los logros? ¿Qué hice para poder alcanzarlos?

Y ahora aquello que no te ha gustado tanto de esta etapa:

  1. ¿En qué invertí o perdí más recursos?
  2. ¿Qué tenía previsto hacer y no he hecho? ¿Cuál era mi sueño, meta, objetivo?
  3. ¿Qué errores no voy a repetir?
  4. Pon tu mismo las preguntas que consideres que debes responderte.

 

Recuerda el resultado de una etapa, período corresponde a decisiones que tomaste, ya fuesen de menor calado o realmente importantes; con lo cuál consciente o inconscientemente te encuentras en el lugar y momento por las decisiones que tomaste por acción u omisión de ellas.

Si quieres vivir tu vida y atravesar el rio, antes de saltar a un nuevo hito del camino tendrás que dejar atrás el anterior hito.

¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?.” Vincent Van Gogh

 

Por |2017-01-31T11:53:48+02:00enero 25th, 2017|Blog, Coaching|Sin comentarios

About the autor:

Permitidme que os cuente una historia de éxitos,  y como no de fracasos, pero al fin y al cabo una historia de crecimiento, de lucha…de sensaciones, emociones y …¡Vale más que os lo cuente!

Deja tu comentario