En momentos de confusión, de perdida, de confusión y de incertidumbre el coaching aporta lo que te hace falta: dirección y orientación, ofreciendo una misión al futuro incierto, que crea las circunstancias de incertidumbre que nos envuelve hoy mismo.

¿Qué es incertidumbre?: falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente creando inquietud»

La pregunta de siempre ¿Por qué coaching? Cuando las cosas se ponen en tu contra y te crean incertidumbre necesitas recobrar el temple y la ‘ubicación’; así de simple.

  • El coaching consiste en conectarse con las personas, inspirarlas a hacer lo mejor y ayudarlas a crecer.
  • También se trata de desafiar a las personas para que obtengan las respuestas que necesitan por su cuenta.
¿Cómo se inicia un proceso de coaching?
  • En tiempos de incertidumbre y siempre, el proceso empieza haciendo una pregunta abierta, después de una pequeña charla inicial para distender y relajarse, y entonces se comienza la conversación de coaching preguntando: «Entonces, ¿por dónde te gustaría comenzar?»; y a continuación dejar espacio para que se puedan plantear inquietudes y problemas que son importantes para ti.
  • El siguiente paso en el proceso es lo que se llama de manera confusa «investigación de confrontación». No quiere decir que literalmente se confronte a la persona, sino que se desafía su historia al introducir nuevas ideas e hipótesis, sustituyendo nuestra comprensión, como coach, de la situación por la de la otra persona.
  • En las conversaciones de coaching es crucial pasar todo el tiempo que sea necesario en las etapas iniciales y resistir el impulso de avanzar, donde el proceso pasa de hacer preguntas abiertas a usar la autoridad como coach para destacar ciertos problemas. Cuanto más tiempo se pueda dedicar a la investigación pura, más probable será que la conversación desafíe a la persona a encontrar sus propias soluciones creativas, lo que le permitirá conocer el conocimiento único que han obtenido de su proximidad al problema.
Y el proceso continúa… ¡averigua como! ¡Pregunta! ¿Por qué no?