Tenía todos los aparatejos tecnológicos que aparecían cada día en el mercado, y se creía el más feliz del mundo,

…pero un día se dio cuenta que se había olvidado de sus emociones y de los otros,

y estaba solo, y sintió de nuevo una emoción, tristeza,

… lo único que le pertenecía realmente era su soledad…había perdido hasta sus sueños.»