El exceso de control es meramente una ilusión, es un espejismo de tu mente. Solo refleja tu miedo inconsciente.»

¿A qué? A no saber que quieres y quien eres, y otros miedos más, el miedo de momento es algo gratuito.»

Cuando comprendes, y aceptas, que el control es imposible alcanzas la libertad, si especialmente la emocional.

Tendrás que aprender y fijar el fluir. ¿Qué es eso de fluir que todo el mundo habla hasta el hastío? Es aceptar que nada permanece, que todo cambia, solo el cambio es permanente y eterno. Tú planificas, porque te facilita el día a día, pero sabes que los planes solo son una ilusión para actualizar permanentemente, las circunstancias cambian, los inesperados aparecen, el plan solo debe aportarte plasticidad, flexibilidad, resiliencia, y habilidades, conocimientos y experiencias. La ilusión del control de los otros y de las situaciones,

¿Y si el sentido de la vida, y de la felicidad residiera en la ausencia de propósitos y objetivos?  Es decir, fluir, dejar que ocurra…»

Este cambio que no es fácil te lleva hacia la maestría…todo lo demás carece de valor.

Una de las grandes ilusiones del ser humano que mantiene a la mente y cuerpo atrapados es la creencia del control. Ello nos lleva a actuar y decir de una manera rancia, sólida, rígida e inapetecible, pensando ingenuamente que así cumpliremos, o se cumplirán nuestros deseos. La automanipulación se convierte en un arte que nos lleva a la ruina existencial. La ilusión del control de los otros y de las situaciones

¿Cómo liberarte de la trampa del control obsesivo?

A modo de aproximación hacia la maestría:

  • El deseo es una de las causas del sufrimiento, conlleva necesidad, apegos, necesidades, ansiedades y miedos.
  • La trampa del control por el control te puede llevar a conductas obsesivas.
  • Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad.
  • Di lo que quieres decir no otra cosa…las habladurías perjudican, primero a ti, entras en el mundo de las falsedades.
  • Evita caer en la trampa de la justificación, y mucho menos de la autojustificación.
  • Evita hablar del otro como la causa de tus problemas. En ti está la causa, y por tanto la solución.
  • No dispones del poder absoluto para controlar lo que sucede.

A modo de aproximación a la sabiduría:

  • Una mente sana es emocionalmente madura e inteligente, no divaga. Sabe lo que quiere no divaga, escucha y actúa.
  • ¿Rendirse? ¿Por qué no? Rendirse es abrirse a infinitas posibilidades de cambio, mejora que el mundo te puede ofrecer.

Todo lo que te molesta de otros seres es solo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo” Buda